divendres, 12 de febrer de 2010

LES CARTES DELS CONDEMNATS A MORT. SETENA CONCENTRACIÓ PER LA VERITAT, LA JUSTÍCIA I LA REPARACIÓ



Ens vam reunir com cada mes per a reclamar que els drets humans siguin respectats a aquest estat que es considera a si mateix democràtic, però que no vol defensar, ni protegir, els drets de les víctimes de la dictadura feixista del colpista Franco. Justament els drets dels que van ser assassinats, engarjolats, humiliats, condemnats a la misèria, l'analfabetisme i l'esclavitud per defensar la legalitat. Homes i dones de totes les edats i condició, nens i nenes, en una política d'igualtat del terror. Per fer-ho vam llegir diferents cartes dels condemnats a mort, algunes dels nostres familiars o amics, altres més conegudes, com homenatge i humanització de les xifres o els estereotips, per a mostrar els sentiments i el dolor d'aquells que van ser assassinats en nom de la justícia dels militars feixistes per voler un món amb més justícia social.





PRISIÓN CELULAR madrugada del 16 de julio de 1939

Queridos madre, esposa, hijos y hermanos:

Dentro de pocos momentos se habrá cumplido la sentencia dictada por el Tribunal Militar. Solo vosotros, solo vuestro recuerdo, me da fuerza y serenidad sobrada como podéis atestiguar por la presente, para llegar al final de esta tragedia.

Un abrazo entrañable a todos y una recomendación, mis hijos, para ellos toda la atención y el cariño que de allende yo seguiré afreciéndoselo.

Un beso y un abrazo que perdurará toda vuestra vida.

José Fortuny Torrens
Último alcalde republicano de Mollet del Vallés


La compañera Milagros Riera lee la carta de su suegro a su familia.

Jerónimo Riera amb els seus companys de la CNT


Carta de Jerónimo Riera Álvarez desde la prisión de Oviedo, días antes del ser fusilado.

Para mi querida compañera Patrocinio Vuelta y para mis queridos hijos Abelardo Riera y Sara Riera.

Querida compañera y queridos hijos, en mis últimos días os escribo estas líneas de recuerdo para vosotros.

Me encuentro en la cárcel de Oviedo condenado a pena de muerte y esperando ser fusilado. En estas horas tan amargas para todos pienso en vosotros por ser los seres mas queridos a quienes dedico mis recuerdos a través de la distancia qué nos separa, he sido detenido en alta mar marchando en un barco pretendíamos llegar a Francia, para juntarme con vosotros, la fatalidad ha querido que mis ilusiones quedaran rotas y que las tragedia se cebara en nosotros y solo deseo que vosotros os queráis mucho y que en la vida seáis ejemplo de honradez y virtud.

Tenéis que afrontar las consecuencias de mi ausencia, pensando que venimos a la vida a cumplir una función y que yo ya la he cumplido.

Abelardo, tendrás que cubrir mi ausencia trabajando para tu madre y tu hermana, siendo un hijo como lo fue tu padre, trabajador y luchador por el bien de la humanidad. A ti Patro te recomiendo cuides bien de nuestros hijos procurando educarlos conforme a mis ideas anarquistas, a tu Sarina también te digo que seas buena con tu madre y tú hermano. No quieroque guardéis ningún luto por mi y no os preocupéis donde reposen mis huesos.

En el tiempo que estuve preso estuve bien atendido por mis hermanos, no faltándome nada.

De todos me despido diciendo que me matan por mis ideas, pero las ideas no mueren, siguiendo la marcha progresiva a través de los tiempos.

Para ti Patro, para ti Abelardo y para ti Sarina son mis últimos besos y mis últimos recuerdos.

Solo deseo que seáis muy felices y tu Patro no dudes en juntarte a un hombre que pueda hacerte feliz y olvidar tanto como has sufrido.

Recibir muchos besos de este que mucho os ha querido.

Jerónimo Riera Álvarez abril 1938

LLEGIR ALTRES CARTES