diumenge, 31 d’agost de 2014

CINQUANTA-TRESENA CONCENTRACIÓ VERITAT, JUSTÍCIA I REPARACIÓ. LA NUEVE.




Volem dedicar aquesta cinquanta-tresena concentració per la veritat, la justícia i la reparació i per l’anul·lació dels judicis del franquisme a la nostra companya Carme Conill, que ens ha deixat aquest agost com una lluitadora que fins al darrer dia va voler canviar aquest món. Nosaltres continuem aquí donant veu a la Carme, al Joan i a l’Álvaro, tots ells companys que resten amb nosaltres i amb els que compartim la trinxera de la dignitat de les víctimes del feixisme espanyol.




També dediquem aquest acte a La Nueve i llegirem aquí el mateix text que el nostre company Felipe va llegir a París aquest 25 d’agost davant de la placa en record de La Nueve, alliberadora de la capital francesa.










Per a ser justos volem deixar constància del fet que tant l’alcaldessa de París, com el president de la República francesa, van recordar amb reconeixement els homes de La 9 en els seus discursos dins dels actes commemoratius del 70 aniversari de l’alliberament. Al mateix temps que s’honoraven els antifeixistes a França a l’estat espanyol la resposta al relator de l’ONU sobre les dones i homes que van patir repressió per lluitar contra el feixisme era: "O todos concluimos que ya estamos totalmente reconciliados o la única alternativa es el resurgir de odios subyacentes, lo cual implicaría un riesgo demasiado alto". El mateix discurs de la por i de l’oblit de la dictadura i la transició que no cessa.

  






Vam tornar a recollir signatures de suport a la querella argentina i com sempre vam rebre el caliu i les felicitacions de totes i tots els que no comprenen que un fet de justícia com és la reparació, a tots els nivells, de les víctimes del franquisme no sigui una realitat en un marc de normalitat democràtica. Gent indignada, que reconeix que allò que defensaven els que van patir repressió continua sent una lluita vigent per a construir un món on la llibertat i l'ètica no siguin només paraules d'un diccionari.

  
LA NUEVE




Aquesta vegada volem dedicar la nostra concentració mensual, dins del nostre cinquè any de reivindicacions, als homes i dones que van formar part de la resistència activa contra el feixisme en la França ocupada pels nazis. I molt especialment a aquells milicians que l’any 36 van defensar la legalitat republicana començant una llarga lluita contra el feixisme: Uns pioners antifeixistes a Europa i al món, alguns dels quals van acabar sent els soldats que van entrar a Paris el 24 d’agost com alliberadors. Aquells que uns dies després van desfilar pels carrers de la capital francesa sobre els seus carros de combat, vehicles que lluïen el nom de batalles anteriors com Brunete, Guadalajara, Madrid, Teruel o Ebro: Era La Nueve.





El 26 d’agost de 1944 els soldats que van plantar cara al cop d’estat sagnant dels rebels espanyols portaven 9 anys deixant-se la vida i passant per terribles experiències i necessitats. Anys veient caure els seus companys, de fondes ferides, temps de trinxeres, de pèrdues, d’exili, de camps de concentració francesos a França i a l’Àfrica, presó en condicions infrahumanes, allistaments forçats a les tropes de la legió, fins al breu moment de gloria a Paris. Més tard, molts d’aquells que van desfilar per la ciutat de la llum van morir a altres camps de batalla fins al dia que la guerra mundial va acabar i amb ella l’esperança. Tanta sang vessada amb un objectiu: l’alliberació de l’estat espanyol. Però ben al contrari la caiguda del III Reich va suposar l’ancoratge de la dictadura franquista durant quatre dècades. Aquells que van desfilar el 1944 no van poder tornar a casa i sentir aquella mateixa joia d’agost pels carrers de Madrid, Barcelona o Alacant, el seu port va ser l'última terra republicana que van veure. Es va produir la gran traïció. Aquells que van plantar cara el feixisme alemany, abans que ningú, no van rebre més recompensa que l’oblit. El xovinisme francés i la necessitat de fer creure que els francesos havien pres París a Hitler va fer desaparèixer el nom de La 9 de les cròniques oficials i dels llibres d’història, amagant les fotos dels tancs batejats amb noms com “Guernica” que no van poder onejar la bandera republicana. Nosaltres sabem molt de com la propaganda aniquila la veritat i com el poder guanyador silencia la història real, és la ignomínia que han fet suportar als perdedors. Per això volem recordar aquests homes valents, els de la 9 i els que van lluitar a altres unitats,  que ho van fer en una guerra que pensaven era la seva i van descobrir amb molta pena i ràbia que els hi havien robat la victòria una altra vegada.




Aquest abandonament va començar el 36 amb la no-intervenció dels que després serien anomenats “aliats”, tot girant l’esquena al govern legal i legítim republicà (tret de la Unió Soviètica i Mèxic). Fins els visionaris brigadistes internacionals,  que van entendre que aquesta no era una guerra local sinó internacional,  van ser obligats a deixar la seva lluita l’any 38. Mentre negaven l’ajuda als defensors de la República, que sí van ser bons per a defensar les seves europees cases, corria la sang antifeixista per les tàpies del nostres cementiris. Però els que eren assassinats eren “rojos” i revolucionaris que en realitat ningú volia als seus “democràtics” països. Així van contemplar com l’estat espanyol es convertia en un laboratori de crims de lesa humanitat sense moure un dit. El nostre destí va ser sacrificat perquè els antifeixistes espanyols els feien por i en deixar impune el feixisme espanyol van contribuir al pensament de què Hitler era un monstre però que Franco i el seu seguit de mort tenia un lloc a l’Europa que va derrotar el nazisme. I en aquest contrasentit continuem. La Real Academia Española de la Lengua defineix el franquisme com "Movimiento político y social de tendencia totalitaria iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado" mentre que el nazisme com "Movimiento político y social del Tercer Reich alemán, de carácter pangermanista, fascista y antisemita", no cal dir res mésVan condemnar la Memòria, però aquesta “guerra” encara no ha acabat i en justícia l’hem de guanyar.




Dir als fills de la república francesa, que aquest agost commemoren aquesta victòria, que aquí també es cantava la Marsellesa com un himne propi de llibertat. Es feia en francès, en català i en castellà. Les seves notes van sonar a la Setmana Tràgica, pels carrers de Barcelona el 14 d’abril de 1931 i a les trinxeres antifeixistes, sortien de les goles dels que volien combatre la injustícia. Com homenatge als homes de La 9, la majoria dels quals eren anarquistes, compartim la lletra de la marsellesa anarquista, un himne contra l’opressió.






A la revuelta, proletario
Ya brilla el día de la redención
Que el sublime ideal libertario
Sea el norte de la rebelión (bis)
Dignifiquemos del hombre la vida
En un nuevo organismo social
Destruyendo las causas del mal
De esta vil sociedad maldecida
¡ A la revolución ! 
¡ Obreros, a luchar ! 
Con decisión a conquistar
Nuestra emancipación
No más al amo gobernante
Por vil salario queremos servir
Ya no más la limosna humillante
Ya no más suplicar ni pedir (x2)
Que al pedir pan, por hambre acosado
El proletario con potente voz
Le contesta mortífero y feroz
El fusil del verdugo uniformado
¡ A la revolución ! 
¡ Obreros, a luchar ! 
Con decisión a conquistar
Nuestra emancipación
Los privilegios de la burguesía
aniquilamos con brazo tenaz
Y los antros de la tiranía
Sean pasto de fuego voraz (x2)
No quede en pie el Estado y sus leyes
Que siempre al pueblo, feroz esclavizó
Y la ignorancia caduca conservó
Con sus patrias, sus dioses y sus reyes.






Versió catalana  de La Marsellesa, cantada pel poble el 14 d’abril de 1931 pels carrers de Barcelona.

Fills de la terra catalana
abans morir que ser esclaus!
un sol crit a tots agermana
fora els opressors malvats! (bis).

Sota el teu nom, cantar victòria

podrem, vençut el combat
quan tot el poble alliberat
alci al vent la senyera de la glòria.

Alcem-nos ciutadans!

cridem tota la gent!

Avant, avant!

unim les mans
per abatre els vils tirans!





La Marsellesa Socialista.

Marchemos hijos de la Patria;
¡glorioso día luce ya!
otra vez el sangriento estandarte
los tiranos se atreven a alzar,
los tiranos se atreven a alzar.
¿Oís rugir por la campiña
esa turba salvaje y audaz?
¡Degollar vuestros hijos desea
para ahogar en su sangre nuestra idea!

¡El arma preparad!
¡No hay tiempo que perder!
¡Marchad,
Marchad
a defender
la santa Libertad!

Mirad las hordas de traidores
que el suelo patrio van a hollar.
¿Para quiénes son esas cadenas que forjando iracundos están?


Qué forjando iracundos están.
Son para ti, pueblo querido;
presto ve tal afrenta a vengar;
el furor en tu pecho despierte,
¡busca ya la victoria o la muerte!

¡El arma preparad!
¡No hay tiempo que perder!
¡Marchad,
Marchad
a defender
la santa Libertad!





Testimoni d'un dels homes de La Nueve, el jerezano Manuel Pinto, un dels alliberadors de París:






Còmic sobre La Nueve, altra manera per a descobrir la història d'aquests homes que van donar el millor de les seves vides i que van rebre com a premi l'oblit. Els homenatges a aquests alliberadors del feixisme, com casi sempre, han arribat tard. http://www.pacoroca.com/portfolio/los-surcos-del-azar





Poema de Pedro Garfias a Federico García Lorca, queremos dedicar estos versos al poeta granadino en el 78 aniversario de su asesinato. Según la televisión pública, que pagamos todos, el poeta no fue fusilado simplemente nos dejó. 































También yo quiero hablarte, Federico,
con esta ruda voz que ahora me brota
del mar de mi garganta.

El crimen fue en Granada,
dijo el maestro Antonio.

Y yo digo: en Granada fue la aurora
decidida del mundo.

Aquella madrugada
sintió el fascismo resbalar los secos
gusanos por su entraña.

Muerta estaba la noche, petrificada, lívida,
muerta la aurora igual que un agua presa,
muerta la luz en su ataúd de sombras
y muertos te mataron a tí que eras la vida
y la espiga y el árbol y la yerba y la rosa.

Viviste plenamente tu vida de poeta,
de poeta del pueblo,
y has muerto exactamente a la hora justa,
cuando tu muerte es vida para el pueblo.

Yo te lo digo, Federico hermano,
que aguardas desvelado
con el oído atento bajo la tierra pálida
el disparo de luz de la victoria.
Descansa en buena hora.

Cada obrero español, cada soldado,
tiene ya abierto por sus propias manos
su agujero en la tierra que es trinchera o es fosa. 


Text de la concentració en castellà.



Esta vez queremos dedicar nuestra concentración mensual, dentro de nuestro quinto año de reivindicaciones, a los hombres y mujeres que formaron parte de la resistencia activa contra el fascismo en la Francia ocupada por los nazis. Y muy especialmente a aquellos milicianos que en el 36 defendieron la legalidad republicana comenzando una larga lucha contra el fascismo: Unos pioneros antifascistas en Europa y en el mundo, algunos de los cuales acabaron siendo los soldados que entraron en París el 24 de agosto como liberadores. Aquellos que unos días después desfilaron por las calles de la capital francesa sobre sus carros de combate, vehículos que lucían el nombre de batallas anteriores como Brunete, Guadalajara, Teruel o Ebro: Era La Nueve.

El 26 de agosto de 1944 los soldados que hicieron frente al golpe de estado sangriento de los rebeldes españoles llevaban 9 años dejándose la vida y pasando por terribles experiencias y necesidades. Años viendo caer a sus compañeros, de hondas heridas, tiempos de trincheras, de pérdidas, de exilio, de campos de concentración franceses en Francia y en África, prisión en condiciones infrahumanas, alistamientos forzosos en las tropas de la legión, hasta el breve momento de gloria en París. Más tarde, muchos de aquellos que desfilaron por la ciudad de la luz murieron en otros campos de batalla hasta el día que la guerra mundial acabó y con ella la esperanza. Tanta sangre derramada con un objetivo: la liberación del estado español. Pero bien al contrario la caída del III Reich supuso el anclaje de la dictadura franquista durante cuatro décadas. Aquellos que desfilaron en 1944 no pudieron volver a casa y sentir aquella misma alegría de agosto por las calles de Madrid, Barcelona o Alicante desde cuyo puerto salieron. Se produjo la gran traición. Aquellos que hicieron frente al fascismo alemán, antes que nadie, no recibieron más recompensa que el olvido. El chovinismo francés y la necesidad de hacer creer que los franceses le habían quitado París a Hitler hizo desaparecer el nombre de La 9 de las crónicas oficiales y de los libros de historia, escondiendo las fotos de los tanques bautizados con nombres como “Guernica” que no pudieron ondear la bandera republicana. Nosotros sabemos mucho de como la propaganda aniquila la verdad y como el poder ganador silencia la historia real, es la ignominia que han hecho soportar a los perdedores. Por eso queremos recordar estos hombres valientes, los de la 9 y los que lucharon en otras unidades, lo hicieron en una guerra que pensaban era la suya y descubrieron con mucha pena y rabia que les habían robado la victoria otra vez.
 

Este abandono empezó en el 36 con la No intervención de los que después serían llamados “aliados”, girando la espalda al gobierno legal y legítimo republicano (a excepción de la Unión Soviética y México). Hasta los visionarios brigadistas internacionales, que entendieron que esta no era una guerra local sino internacional, fueron obligados a dejar su lucha en el 38. Mientras negaban la ayuda a los defensores de la República, que sí fueron buenos para defender sus europeas casas, corría la sangre antifascista por las tapias del nuestros cementerios. Pero los que eran asesinados eran “rojos” y revolucionarios que en realidad nadie quería en sus “democráticos” países. Así contemplaron como el estado español se convertía en un laboratorio de crímenes de lesa humanidad sin mover un dedo. Nuestro destino fue sacrificado porque los antifascistas españoles les daban miedo y al dejar impune el fascismo español contribuyeron al pensamiento de que Hitler era un monstruo pero que Franco y su séquito de muerto tenía un lugar en la Europa que derrotó el nazismo. La Real Academia Española de la Lengua define el franquismo como "Movimiento político y social de tendencia totalitaria iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado" mientras que el nazismo como "Movimiento político y social del Tercer Reich alemán, de carácter pangermanista, fascista y antisemita", sobran las palabrasY en este contrasentido continuamos. Condenaron la Memoria, pero esta “guerra” todavía no ha acabado y en justicia lo tenemos que ganar.

Decir a los hijos de la república francesa, que este agosto conmemoran esta victoria, que aquí también se cantaba la Marsellesa como un himno propio de libertad. Se hacía en francés, en catalán y en castellano. Sus notas sonaron en la Semana Trágica, por las calles de Barcelona el 14 de abril de 1931 y en las trincheras antifascistas, salían de las gargantas de los que querían combatir la injusticia. Como homenaje a los hombres de La 9, la mayoría de los cuales eran anarquistas, compartimos la letra de la marsellesa anarquista, un himno contra la opresión. 

A la revuelta, proletario
Ya brilla el día de la redención
Que el sublime ideal libertario
Sea el norte de la rebelión (bis)
Dignifiquemos del hombre la vida
En un nuevo organismo social
Destruyendo las causas del mal
De esta vil sociedad maldecida
¡ A la revolución ! 
¡ Obreros, a luchar ! 
Con decisión a conquistar
Nuestra emancipación
No más al amo gobernante
Por vil salario queremos servir
Ya no más la limosna humillante
Ya no más suplicar ni pedir (x2)
Que al pedir pan, por hambre acosado
El proletario con potente voz
Le contesta mortífero y feroz
El fusil del verdugo uniformado
¡ A la revolución ! 
¡ Obreros, a luchar ! 
Con decisión a conquistar
Nuestra emancipación
Los privilegios de la burguesía
aniquilamos con brazo tenaz
Y los antros de la tiranía
Sean pasto de fuego voraz (x2)
No quede en pie el Estado y sus leyes
Que siempre al pueblo, feroz esclavizó
Y la ignorancia caduca conservó
Con sus patrias, sus dioses y sus reyes.


Honor, Veritat, Justícia i Reparació. 

Versió catalana (cantada pel poble el 14 d’abril de 1931 pels carrers de Barcelona)

Fills de la terra catalana / abans morir que ser esclaus! / un sol crit a tots agermana/ fora els opressors malvats! (bis)/ Sota el teu nom, cantar victòria/ podrem, vençut el combat / quan tot el poble alliberat / alci al vent la senyera de la glòria// alcem-nos ciutadans! / cridem tota la gent! / Avant, avant! / unim les mans / per abatre els vils tirans! (Hijos de la tierra catalana/ antes morir que ser esclavos/ un solo grito a todos nos hermana/ fuera los opresores malvados! (bis)/ Bajo tu nombre, cantar victoria/ podremos, vencido el combate/ cuando todo el pueblo liberado/ alce al viento la señera de la gloria// Alcémonos ciuadadanos!/ todo el mundo grita/ Adelante, adelante/ unamos las manos/ para abatir a los viles tiranos!)

La Marsellesa Socialista.

Marchemos hijos de la Patria;
¡glorioso día luce ya!
otra vez el sangriento estandarte
los tiranos se atreven a alzar,
los tiranos se atreven a alzar.
¿Oís rugir por la campiña
esa turba salvaje y audaz?
¡Degollar vuestros hijos desea
para ahogar en su sangre nuestra idea!

¡El arma preparad!
¡No hay tiempo que perder!
¡Marchad,
Marchad
a defender
la santa Libertad!

Mirad las hordas de traidores
que el suelo patrio van a hollar.
¿Para quiénes son esas cadenas que forjando iracundos están?


Qué forjando iracundos están.
Son para ti, pueblo querido;
presto ve tal afrenta a vengar;
el furor en tu pecho despierte,
¡busca ya la victoria o la muerte!

¡El arma preparad!
¡No hay tiempo que perder!
¡Marchad,
Marchad
a defender
la santa Libertad!


Testimonio de uno de los hombres de La Nueve, el jerezano Manuel Pinto, uno de los liberadores de París:



Rafael Gómez, el zapatero republicano que liberó París

Rafael Gómez (en la primera fila a la derecha) con los compañeros del half track 'Don Quichotte'

Rafael Gómez (en la primera fila a la derecha) con los compañeros del half track 'Don Quichotte'


La decepción 

A pesar de su idea romántica de regresar de inmediato a España para combatir el fascismo patrio, La Nueve tuvo que seguir guerreando del lado de los aliados hasta Alemania. “En cada cementerio, en el camino que va desde París hasta Baviera, hay una lápida con el nombre de un español. Cuando acabó la guerra, de los 146 hombres de La Nueve sólo quedaban 16”, se lamenta Jean Paul. 

En el Nido del Aguíla, el bunker bávaro de Hitler, Leclerc hizo al puñado de republicanos que aguantaron vivos el único regalo que les depararía su brava participación en la guerra: el de ser los primeros en entrar en el retiro alpino de Der Führerdel que Rafael se llevó –y aún conserva- un juego de té y una cámara fotográfica. Y ahí quedó todo. 

Como es sabido, la crueldad de la historia no les permitió cumplir su sueño de volver a casa para acabar, junto a aquellos a quienes habían ayudado, con el fascista que les obligó a marchar de España. Primero en Argelia y después en la modesta vivienda de Estrasburgo donde aún reside, Rafael permaneció toda su vida en el anonimato al que le relegó la ficción, fabricando zapatos y la obra de la que se siente más orgulloso: su familia.