diumenge, 31 de maig de 2015

SEIXANTA-UNENA CONCENTRACIÓ VJR. INFÀNCIA ROBADA, VIDES TRENCADES.




Hem tingut recentment l’oportunitat de veure el fantàstic documental de la Montse Armengou i el Ricard Belis sobre el patiment de nenes i nens a orfenats, preventoris, internats i altres establiments a l’ombra del franquisme i més enllà. Llocs de foscor de vegades en ubicacions de llum, sol i natura,  on el més petits no podien defensar-se de la cara més fastigosa de la dictadura feixista, la que permetia els abusos de tot tipus a criatures. Les filles i fills de pares, les nétes i néts d’avis que havien perdut una guerra, alguns sense ni haver participat, inconscients del significat de la República. Eren els fills de la pobresa i la manca d’oportunitats, dels marginats, els pàries de la terra que van voler aixecar amb el seu compromís els antifeixistes, aquells que van defensar la legalitat i els valors republicans.



Potser nosaltres coneixíem alguna història semblant, però veure tants adults davant una càmera i percebre’ls com nenes i nens explicant situacions esgarrifoses, veure’ls plorar com demanant-nos auxili a hores d’ara, ha estat una crida a empatitzar  amb el seu dolor i afegir-nos a la seva denuncia. Perquè hem de valorar, i molt, el coratge que van tenir obrint-nos una finestra a uns fets que els van marcar per sempre més.

El maltractament dels infants és el pitjor dels crims, deixa unes petjades ben profundes que són una condemna perpètua, en el millor dels casos, en d’altres, són penes de mort en forma de suïcidis per culpa d’un dolor que no es pot pair. Quan parlem amb les nenes i nens de la guerra, quan toquem la seva infantesa i la relació amb el patiment i la mort dels seus familiars estimats, es traslladen a aquell punt i l’emoció els hi ve als ulls i veus la seva cara de nenes i nens que van haver de fer el cor fort i generós per fer-se grans, cuidar-se dels seus fills i més tard dels seus néts, moltes vegades guardant amb clau allò que va passar i que ningú li va posar paraules, fins a moltes dècades després. Però mentre elles i ells creixien guardant en el seu cor els rostres de pares, avis, mares, tietes, de vegades només les faccions que havien vist en una fotografia, perquè mai van sentir les seves abraçades, altres nenes i nens patien l’infern de la reclusió, la repressió, els abusos psicològics, físics i sexuals. Ho feien sense poder aixecar la seva veu, sense que ningú tingués coneixement de l’horror entre les parets de col·legis, cases de colònies i hospitals on experimentaven amb ells com ratolins. Nenes i nens també robats i venuts com esclaus, no només en la postguerra sinó als anys del desenvolupament, de la tele, els sis-cents, quan l’Opus guanyava la batalla als camisas viejas, participàvem a Eurovisió i les faldilles s’escurçaven. I va seguir després de la mort del dictador, de la Llei d’Amnistia, de la Constitució monàrquica i dels governs que van venir i que no miraven allà on els petits continuaven patint vexacions de tots tipus, sota coaccions i amenaces sense oportunitat de defensa.
  
I aquesta perversió continuada en el temps va ser gràcies fonamentalment al poder de l’Església, a la seva total autoritat sobre l’educació i altres institucions, a la seva paraula de pederastes i maltractadors en nom de Déu, que amb total impunitat trencaven vides innocents sota el gran pal·li del nacionalcatolicisme. I encara avui, per a vergonya d’una societat que aspira a ser democràtica, es donen premis a institucions dins d’aquesta organització, que van ser encarregades de marcar a cops i càstigs a vàries generacions. Des de les cruels monges de les presons de dones, que arrencaven els fills dels braços de les seves mares des del 1936, als col·legis de monges i cures on es pegava i s’abusava d’aquells que ni tan sols podien verbalitzar el què estaven vivint. Encara tenen poder en un estat on no existeix de fet la divisió Estat-Església, on els nostres impostos paguen els privilegis d’una Església espanyola que es renta la seva imatge fent caritat amb els nostres diners, una Església lobbista que vol fer les nostres lleis, on encara es continuen tapant moltes històries perquè el seu poder escapa a la justícia. Una Església que els cristians de base repudien perquè representa el contrari d’allò que ells prediquen.




I mentre en les sales plenes on s’entreguen unes distincions, devaluades per alguns dels quals les reben, sonen aplaudiments no merescuts, en aquells edificis buits, on alguns premiats feien la seva mala obra, ressona el silenci com a un crit. Edificis, alguns reconvertits, pels quals la gent passeja mentre ignora que per aquells mateixos passadissos, que ells recorren cada dia, van trepitjar els peus pesants dels soldats republicans reclosos en els camps de concentració nacionals i els peus petits de nenes i nens atemorits per feixistes, o per sàdics, quan són sinònims, com diferenciar. Aquestes construccions habitades o buides, reciclades o abandonades, on la indecència criminal de “cuidadores i cuidadors” queda sepultada, formen part de l’arquitectura de la nostra història més recent. Uns relats desconeguts per la major part d’una societat sense accés a la veritat. La seva difusió és un deure de Memòria i lluitar pels drets humans.



Nosaltres dediquem el nostre aplaudiment a les persones que cada dia guanyen la lluita contra les barreres de la por i la culpa pels pecats comesos pels seus repressors. Aquells que van imposar unes gruixudes cadenes que van lligar més d’una generació. Farem arribar el nostre reconeixement als que treuen a la llum el seu trosset de veritat,  sobretot a aquelles i aquells que han hagut de lluitar amb els fantasmes franquistes de la seva infantesa, trencant cadenats beneïts per la transició. Per aquelles nenes i nens Justícia i Reparació.










Premiar a las monjas Adoratrices es una burla a la Memoria Histórica"

Las víctimas de los reformatorios dirigidos por la congregación y auspiciados por el Patronato de Protección a la Mujer, institución franquista implicada en la trama de robo de bebés, planean presentar una queja formal ante el Defensor del Pueblo por el premio a los 'Derechos Humanos Rey de España' otorgado a la orden el pasado mes de abril. 







Los testimonios de los niñas de los preventorios

Nuria Torres Carrasco tuvo suerte. Cuenta que “afortunadamente” sólo pasó 15 días en el preventorio de Guadarrama “gracias a que mi padre en la primera visita que me hizo creyó todo lo que pude contarle y al día siguiente volvió y me sacó de ahí”.  Sara Guardado García relata cómo se siente perseguida desde niña por la palabra “preventorio” y recuerda con dolor a un médico joven, Antonio, que la atendió por una hepatitis, a una cocinera de “aspecto muy raro”, a una ayudante de cocinera “que se dedicaba a matar ratas en la cocina” y a una cuidadora que “cuando te veía un piojo que habías cogido allí te pegaba con el puño cerrado en la cabeza”. Por su parte, Nuria no ha olvidado el frío en los inviernos cuando salía al patio, las duchas del sábado: “Todas desnudas en fila, la gente que me conoce no entiende por qué soy tan pudorosa, yo sí, es un recuerdo de aquellos años”.

En el verano de 1970, Marga Arana fue inquilina de Guadarrama con 7 años. Acaba de recordar, según relata, “aquellos horrores que vi tan solo en 15 días, pues mis padres en la segunda visita me sacaron de allí sin pensárselo a pesar de las pegas que les pusieron”. Marga salió de aquel centro de recogimiento con hepatitis y pasó seis meses en cama. Isabel Marcos pasó por allí en 1965. Hoy, con 54 años, manifiesta indignada: “Esa era la beneficencia franquista para los niños pobres. Colonias infantiles con un régimen de terror en el más puro estilo fascista, en las que se nos racionaba el agua en plena sierra madrileña… Eso sí”, añade, “rezábamos el rosario todas las tardes en un ambiente tétrico. Yo lloraba todos los días”.

En un apunte final pero no interminable, regresemos al Doctor Murillo de Guadarrama. María Jesús Sagrado, que estuvo allí en 1965, pensó durante toda su estancia que cuando fuese mayor iría al preventorio y se liaría a tortas con la cuidadora Moyano y la señorita Enriqueta. Cuenta María Jesús cómo ambas se paseaban por la habitación gritando sobre sus cosas “desahogándose y a la vez pegando a las niñas mientras recorrían la sala”. “Un día”, comenta, “me levantaron de la cama y me dieron un puñetazo en la nuca con tal fuerza que vi literalmente lucecitas y estrellas. Vi dar de comer vómito a diario, largas colas esperando vacunas. Vi el bañarte ellas y tú y el resto todas desnuditas. Horrible”.
  
Allí, en el triste centro de Guadarrama, Pilar Pérez padeció de unos granos en las piernas que le supuraban. Cada vez que se rascaba era abofeteada. Estuvo durante dos meses con las manos vendadas unidas por una tira a modo de esposas que solo le quitaban para comer y cuando venían sus padres de visita. Julia, por su parte, no podía ver a su hermana cuando ésta enfermaba y era trasladada a la enfermería. Araceli, con 9 años, pasó, según sus palabras, por “un campo de concentración”: “Nos tenían escuchando misa a las 7 de la mañana en ayunas”, recuerda. “A continuación, las clases interminables donde las cuidadoras por cualquier cosa que no les gustase te pegaban. El momento del comedor era el peor: comida horrible, si vomitabas te obligaban a comerte lo vomitado. A mis padres les engañaron haciéndoles creer que íbamos a pasar unas vacaciones”.

El centro de Guadarrama no era único. En un lugar llamado La Bartola, en Castellón, María Paz Martín, con 8 años recién cumplidos, fue a pasar las vacaciones con sus primas junto al mar. Su ilusión y la de sus padres se toparon con la realidad. María Paz cuenta que detrás de la organización estaba la Sección Femenina (Falange Española). “Aquello fue una experiencia que por mucho que ahora contemos nadie sabe lo que unas niñas pueden sufrir, al margen de lo físico que ya es”. Ella y sus primas pasaron miedo, mucho miedo por historias que les contaban sus cuidadoras. “Solo querías llorar, pero si llorabas era aún más terrible. Yo padezco una neurosis desde mi adolescencia que me ha impedido hacer una vida normal, gastándome lo que no tenía en psicólogos y psiquiatras, años y años padeciendo jaquecas terribles, con mucha medicación que me mantenía atontada. Nunca nadie se paró a pensar en aquella experiencia que viví con 8 años”.


  
Poema de Joan Muntané sobre el maltrato y el abuso infantil.












Gritos que el silencio ahoga
noche interminable
yo y el miedo esperando
que vinieras a salvarnos.

Palabras que nunca oíste
miradas que no quisiste ver
tanto tiempo perdido
hoy parece igual que ayer.

¿No viste mis lágrimas secas?
Nunca viste nada
ni mi mundo vacío
ni mi alma robada.

¿No viste mis sueños rotos?
Nunca viste nada
ni el abismo a mis pies
ni mi infancia ultrajada.

Ahora me hablas de olvido
cuando el olvido habla de ti
no me pidas que perdone
porque yo nada te pedí.

Hoy te digo sin decirte
que sin matarme me mataste
por eso no pidas sin pedirme
que sin querer te quiera.






















Poema de Carme Andrade que ens parla de desenterrar silencis per poder avançar.
  
  














No sempre els llocs comuns
ens reconforten
i ens salven de l'aspre caminar.

De vegades,
caldria
encetar i furgar,
colpejar i ferir,
desencarnar-ne les arrels.

Començar de nou.

Els cercles obstinats. Ed. Meteora. (2013).


Continuem amb les lectures de les històries de les nostres víctimes més properes assassinades el mes de les nostres concentracions, aquesta vegada maig:






















Me llamo AGUSTÍN LÓPEZ ALVÁREZ y soy de Órgiva, Granada. A los 9 años ya aprendí lo que era trabajar y ser explotado. Supe que lo único que nos sacaría de la miseria era la educación y con mucho sacrificio fui a la escuela. Más tarde me afilié a las Juventudes Libertarias donde me formé políticamente. Tras el golpe de estado fascista luché en el ejército republicano y siendo teniente, y estando herido, fui hecho prisionero. Estuve en un campo de concentración y en varias prisiones. En 1942 fui juzgado por unos tribunales ilegales de un estado ilegal y condenado por rebelión ¡qué cinismo! Me asesinaron con 28 años un 22 de mayo de 1943 en Granada dejando mujer y un hijo al que siempre he añorado.

Defendí la legalidad democrática ¿y qué he recibido a cambio? Mis asesinos no han sido juzgados, su dictadura tampoco y mi juicio no ha sido anulado. ¿Hasta cuándo?

Agustín López Álvarez nació en Órgiva, provincia de Granada, el 29 de Abril de 1915. A los 9 años él y sus cinco hermanos quedan huérfanos de padre. Se trasladan a vivir a Lanjarón ya que al ser este un pueblo turístico ofrece posibilidades de trabajo a su madre. Desde este momento empieza a trabajar cuidando ganado, como jornalero en el campo y albañil. Pronto empieza a darse cuenta de los abusos hacia los trabajadores por parte de los caciques y las precarias condiciones de vida de la clase trabajadora. Al finalizar la jornada laboral iba a la escuela, donde aprendió lo importante que era la cultura para las personas. Siendo muy joven se afilia a las juventudes libertarias desempañando las funciones de agente cívico. Además desarrolla varias actividades dentro del sindicato como charlas a los trabajadores y asiste también a mítines como orador. El 20 de Julio Granada fue ocupada por los nacionales y él junto con otros compañeros pasaron a la zona republicana situada a pocos kilómetros del pueblo. Primero estuvo en Almería, más tarde en Albacete. Fue allí donde se casó por lo civil con Encarna Martínez con quien tuvo un hijo cuando él estaba ya en el frente de Aragón. Más tarde pasa al frente de Levante donde asciende a teniente. Allí es herido de gravedad y es trasladado al hospital de Fortuna en la província de Múrcia. Al acabar la guerra, se encuentra ingresado en el hospital, lo detienen y lo envían a un campo de concentración ingresando finalmente en la cárcel de Murcia. Para estar cerca de su familia solicita el traslado a la cárcel provincial de Granada, realizándose este el 27 de noviembre de 1940. Por miedo a la represión sus hermanos nunca fueron a visitarlo. Después de luchar durante casi 2 años aportando testigos a su favor, el día 22 de diciembre de 1942 es juzgado ante un consejo de guerra sumarísimo y es acusado de adhesión a la rebelión y condenado a muerte.
Fue fusilado el 22 de Mayo de 1943 en las tapias del cementerio de San José de Granada.

Carmen Contero López, sobrina de Agustín.










Mi nombre es Jerónimo Riera Álvarez, nací en La Felguera, Asturias. Pertenezco a la CNT-FAI, soy electricista y desde el día 11 de mayo de 1938 en que fui asesinado tengo 42 años. Intenté huir a Francia por mar cuando Asturias ya estaba perdida. Todo fue en vano. Fui capturado y conducido al campo de concentración de Camposancos, en Pontevedra, donde fui identificado y trasladado a Oviedo, sometido a un consejo de guerra de un estado fascista e ilegal que me condenó a muerte. Siempre fui un luchador. No pudieron doblegarme. Mis hijos fueron educados en el exilio en mis ideas. Mi familia pide justicia para mí, yo la pido para mis compañeros. Nadie ha pagado por los crímenes del franquismo, sus mentiras fascistas siguen en pie en sus consejos de guerra y ya han pasado siete décadas ¿Hasta cuándo?

Carta de Jerónimo Riera Álvarez desde la prisión de Oviedo, días antes del ser fusilado.

Para mi querida compañera Patrocinio Vuelta y para mis queridos hijos Abelardo Riera y Sara Riera.
Querida compañera y queridos hijos, en mis últimos días os escribo estas líneas de recuerdo para vosotros.

Me encuentro en la cárcel de Oviedo condenado a pena de muerte y esperando ser fusilado. En estas horas tan amargas para todos pienso en vosotros por ser los seres mas queridos a quienes dedico mis recuerdos a través de la distancia qué nos separa, he sido detenido en alta mar marchando en un barco pretendíamos llegar a Francia, para juntarme con vosotros, la fatalidad ha querido que mis ilusiones quedaran rotas y que las tragedia se cebara en nosotros y solo deseo que vosotros os queráis mucho y que en la vida seáis ejemplo de honradez y virtud.

Tenéis que afrontar las consecuencias de mi ausencia, pensando que venimos a la vida a cumplir una función y que yo ya la he cumplido.

Abelardo, tendrás que cubrir mi ausencia trabajando para tu madre y tu hermana, siendo un hijo como lo fue tu padre, trabajador y luchador por el bien de la humanidad. A ti Patro te recomiendo cuides bien de nuestros hijos procurando educarlos conforme a mis ideas anarquistas, a tu Sarina también te digo que seas buena con tu madre y tú hermano. No quiero que guardéis ningún luto por mi y no os preocupéis donde reposen mis huesos.

En el tiempo que estuve preso estuve bien atendido por mis hermanos, no faltándome nada.

De todos me despido diciendo que me matan por mis ideas, pero las ideas no mueren, siguiendo la marcha progresiva a través de los tiempos.

Para ti Patro, para ti Abelardo y para ti Sarina son mis últimos besos y mis últimos recuerdos. Solo deseo que seáis muy felices y tu Patro no dudes en juntarte a un hombre que pueda hacerte feliz y olvidar tanto como has sufrido.

Recibir muchos besos de este que mucho os ha querido. Jerónimo Riera Álvarez abril 1938.


Estado, Iglesia y educación.



En 1936 tuvo lugar el golpe de Estado fascista encabezado por Franco al que le siguió la Guerra Civil que finalizó tres años después con cientos de miles de muertos y un país destrozado y sumido en una pesadilla de barbarie y oscuridad que duraría 40 años y de la cual, todavía hoy, queremos despertar.

En el comienzo de la dictadura, Franco y la Falange Española quisieron seguir el ejemplo de Estado totalitario de los regímenes fascista y nazi que todavía gobernaban en Italia y Alemania respectivamente. En esta primera época, las preocupaciones educativas del franquismo giraban en torno a dos ejes:

En primer lugar, eliminar cualquier indicio a republicanismo, anarquismo, comunismo, etc. de la educación, incluyendo, lógicamente, al profesorado. En segundo lugar, desarrollar una nueva "pedagogía" para la formación del "Nuevo hombre español" bajo valores como autoridad, jerarquía, disciplina y elitismo.

En julio de 1945 se aprueba la Ley de Educación Primaria que es todo un ejemplo de exaltación ultracatólica. Esta ley, junto con el Concordato de 1953 supone la entrega definitiva del sistema educativo español a la Iglesia Católica quién, a cambio, le da apoyo político, estabilidad y legitimidad internacional. Nacía oficialmente el Estado Nacionalcatólico español.

En el Artículo 26 de dicho Concordato podemos leer:

. En todos los centros docentes de cualquier orden y grado, sean estatales o no estatales, la enseñanza se ajustará a los principios del Dogma y la Moral de la Iglesia Católica.
. Los Ordinarios ejercerán libremente su misión de vigilancia sobre dichos centros docentes en lo que concierne a la pureza de la Fe, las buenas costumbres y la educación religiosa.
. Los Ordinarios podrán exigir que no sean permitidos o que sean retirados los libros, publicaciones y material de enseñanza contrarios al Dogma y a la Moral católica.


   

















La transición: La Iglesia católica se asegura sus privilegios mediante la Constitución.

La educación seguía en manos de la Iglesia que la utilizaba como perfecto mecanismo para transmitir sus valores y homogeneizar la moral mediante la pedagogía de la violencia, el miedo y la irracionalidad.

Muere el dictador y le sucede en la Jefatura de Estado el Rey Juan Carlos I, tal y como decidió Franco, quién a su vez designa a Adolfo Suárez como Presidente de Gobierno. En 1977 se desarrollan los Pactos de la Moncloa que de forma consensuada entre posfranquistas y opositores, ponen las bases del continuismo político que tiene su reflejo en la Constitución Española de 1978.

En esta misma época también se firmó el "Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales de 3 de enero de 1979" que hoy día sigue en vigor y mediante el cual, entre otras cosas:

. Se establece como obligatoria para todos los centros la asignatura de religión católica, aunque voluntaria para el alumnado.
. Se asegura que los profesores de religión sean elegidos por la Iglesia y pagados con dinero público.
. Se establece que la jerarquía eclesiástica será la que diseñe el contenido de las asignaturas de religión.
. Se obliga a que en la formación de maestros existan asignaturas de religión católica al menos de forma optativa.
. Se especifica que los centros de la Iglesia tendrán beneficios fiscales.

Cuando el PSOE llegó al poder aceptó plenamente el poder eclesial y se creó un sistema prácticamente inédito compuesto por: Colegios públicos, colegios privados y colegios privados sustentados con fondos públicos o colegios concertados. Estos colegios concertados se convirtieron en el gran invento para no molestar a la Iglesia y dejar intacto su poder e influencia.




En la actualidad

Actualmente se destinan 4.100 millones de euros al año de dinero público para cubrir los gastos de educación de la Iglesia Católica. 600 millones son destinados a pagar al profesorado que imparte religión y 3.500 millones de euros para los 2.400 colegios que continúan adoctrinando en la fe católica a los cientos de miles de estudiantes que llenan sus aulas.

Los acuerdos de 1979 con la Santa Sede siguen en vigor, el contenido de la religión y el profesorado que imparte la asignatura en los centros públicos continúa siendo elegido directamente por la Iglesia, mientras que para el resto de materias son seleccionados mediante oposiciones. El sistema de financiación también continúa en la actualidad, los símbolos religiosos, los beneficios fiscales, etc.





Històries d’orfenat: Lluny de les seves famílies i amb una gran disciplina, centenars de nens i nenes van ser educats en orfenats, colònies agrícoles o cases de caritat.

Un dels pilars en què es va basar l’assistència social durant el franquisme va ser l’anomenat Auxilio Social. «Una institución homònima de la que els nazis havien creat no feia gaire al seu país», escriu Fabre. Creat el 1936 a Valladolid per Mercedes Sanz Bachiller, va tenir com a principal objectiu des d’un bon començament la distribució de menjar, sobretot als infants, molts d’ells orfes per culpa de la guerra. Però també va ser un clar mitjà propagandístic del nou règim i de la Falange, de manera que el seu caràcter benèfic originari va acabar derivant en un altre de repressor i moralitzant.

Tot i que els serveis d’Auxilio Social es concentraven sobretot a Barcelona, n’hi havia en altres ciutats de Catalunya com Girona, Lleida i Tarragona, així com també a Badalona, Granollers i Sabadell. Amb tot, l’Auxilio Social sempre va fer la seva feina de manera paral·lela i desconnectada de la de les Juntes, tot i la relació que tenien.

Els hogares que es creen durant el franquisme responen a un model de grans complexos assistencials, macroinstitucions d’asil que vivien aïllades. Un d’aquests, paradigma de ciutat assistencial, és el d’Hogares Mundet, institució inaugurada el 1957 que depenia de la Diputació de Barcelona i que en els moments de màxima activitat va arribar a acollir més de 5.000 persones, entre acollits i treballadors. De fet, el 1982, quan comenta a reformar-se el centre, encara hi residien quasi 1.100 nens i nenes.

Leonardo Rodríguez  recorda : «Al 1946, Estant a Casa Caritat, ens van fer pujar a tots en un autobús atrotinat, vestits amb l’uniforme blau, i vam començar a enfilar carrers de Barcelona amunt fins que vam arribar a les Llars Mundet», Els duien a la inauguració del nou hospici que s’havia començat a construir el 1954 gràcies al donatiu de 40 milions de pessetes que havia fet Anna Gironella de Mundet. «Va venir el Caudillo i la família Mundet, i a nosaltres ens van posar al pati, formant com en un regiment. Els nens a un cantó i les nenes a l’altre. Quan Franco va entrar, tots saludant amb el braç enlaire.»

L’ingrés de la canalla de Casa Caritat a les Llars Mundet, però, no es va fer fins al cap d’uns dies i esglaonadament. En Leonardo hi va entrar, amb els més petits, una tarda de novembre. El dia que ell hi va arribar ja per quedar-s’hi, amb un protocol similar els van col·locar a tots al pati. «Una vegada a dins, van tancar la porta i ens van posar en files, flanquejats per capellans. Fins que no vam arribar al pabellón dels nois, tot el camí resant.» Els primers tres o quatre anys van ser de molta disciplina: no podien sortir ni rebre visites. En Leonardo recorda l’interès que tenien els capellans per infondre’ls la religió: Al principi, misses diàries i a la tarda resar el rosario.






Casa de Misericòrdia del poeta Joan Margarit.

"El pare afusellat.
O, com el jutge diu, executat.
La mare, la misèria i la fam,
la instància que algú li escriu a màquina:
Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,
Solicito a Vuecencia deixar els fills
dins de la Casa de Misericòrdia.

El fred del seu demà és en una instància.
Els orfenats i hospicis eren durs,
però més dura era la intempèrie.
La vertadera caritat fa por.
És com la poesia: un bon poema,
per bell que sigui, ha de ser cruel.
No hi ha res més. La poesia és ara

l'última casa de misericòrdia."



Es continuen recollint adhesions per a la querella argentina i exigint l'extradició. Volem donar les gràcies a totes i tots els aficionats de l'Athletico Bilbao que van signar massivament, que ens van donar les gràcies per aquesta tasca i que expressaven tot el seu suport a les víctimes del franquisme i els seus familiars en la cerca de justícia. 



També ens va acompanyar la Ruth Salas professora i investigadora de la Universitat de Canterbury del Regne Unit que va entrevistar a les nostres companyes i companys per a un documental sobre el moviment memorialista a l'estat espanyol.