diumenge, 27 de març de 2016

SEIXANTA-NOVENA CONCENTRACIÓ VERITAT, JUSTÍCIA I REPARACIÓ. VOLIEN EL PA I VOLIEN LES ROSES.





Volem el pa, però també volem les roses. Això cridaven fa més d’un segle les obreres del tèxtil de Lawrence, Massachussets als Estats Units. Unes dones que van ser el motor i les protagonistes d’una de les dures vagues de principis de segle i que van assolir amb èxit les seves reivindicacions. Va ser una vaga encapçalada per dones, moltes emigrades vingudes d’arreu, que parlaven desenes d’idiomes diferents, lluitadores, imaginatives, organitzades, valentes, dones que van descobrir que servien per a alguna cosa més que treballar a la fàbrica i a casa, que es van adonar que podien empènyer el món.

 

Totes aquestes lluites van obrir finestres a nous escenaris a les dones antifeixistes, a les dones lliures, que es formaven en ateneus i sindicats, moltes vegades amb l’oposició dels seus homes, dels companys de feina que no les volien a les reunions o que marxessin en els piquets sense respectar el seu dret a lluitar pels seus drets. El nostre agraïment i reconeixement a totes aquestes dones pioneres, anònimes, que van patir vexacions, cops, que van passar per la presó i que van morir defensant el seu dret a ser ciutadanes de primera classe amb dret a vot. Dones que treballaven per un salari més baix, com ara, que feien les feines de casa, com una majoria ara, que cuidaven de filles i de persones malaltes i grans, com ara majoritàriament i que es van  rebel·lar contra l’actitud d’homes amos i senyors, una postura que avui en dia es reflecteix en què encara la presència de la dona en càrrecs de responsabilitat és minoritària. Una actitud que es deixa veure en el maltractament i les morts de les dones víctimes de la violència masclista, en el tractament sexista de la informació i la publicitat i en els models socials.

Les dones que van somiar l’emancipació en temps de República volien el pa, la seva independència econòmica, el seu dret a un treball digne, el seu dret al respecte i la igualtat, a no ser assetjades sexualment pels patrons de les fàbriques i pels amos de la terra, dret a la planificació familiar, al divorci, a l’avortament, a no ser coaccionades per l’Església. Volien el dret a vot per a decidir sobre la seva vida i sobre un món cada dia més pensat i imaginat en clau de dona. Desitjos que van començar a ser una realitat republicana. Una dona que va agafar el fusell per a defensar una oportunitat de construir un món on les seves filles tinguessin les mateixes oportunitats que els seus fills. Una dona que va treballar a la rereguarda mantenint vives les opcions de vèncer a un feixisme que vindria a condemnar-la a mort, a presó, a humiliacions públiques, a ser úters reproductius, a ser propietat dels homes que tenien dret a sotmetre-les a esclavatge domèstic i maltractaments amb total impunitat, obligada a renunciar a la seva sexualitat i el dret sobre el seu cos, alienada per l’Església que li marcava el camí de filla, esposa i mare abocada a les tasques domèstiques.   Però aquestes dones també van voler  les roses. Unes roses punts de llibres de la cultura negada, unes roses perfum de les escoles on aprendre nenes i nens lliçons d’igualtat de drets, unes roses que poguessin lluir en llars dignes d’aquest nom, unes roses per lligar a les seves eines de feina al camp i a la ciutat, per a col·locar a fàbriques, botigues, oficines, a les finestretes de l’administració, als despatxos d’alcaldies i ministeris, sobre les taules i taulells de dones empoderades i amb poder i amb aquesta dolça flaire de roses construir un món millor somiat per dones. 

Aquestes dones no van voler haver-se de ferir les mans amb les roses plenes d’espines que creixien als jardins del masclisme i el feixisme, roses que van haver de deixar sobre tombes i fosses de familiars, amigues i amics assassinats pels colpistes. No volien vessar la seva sang per a continuar regant una terra erma on elles no podien recollir cap fruit.

Per totes aquestes dones que van voler el pa, les roses, la llibertat, els drets, la cultura, que van tenir la valentia de lluitar per a intentar aconseguir-ho, a totes aquestes dones dediquem la nostra concentració. En aquestes dones pioneres ens emmirallem per a continuar lluitant per la veritat, la justícia i la reparació per a les víctimes del franquisme i de la transició i l’anul·lació dels judicis del franquisme.  I per a denunciar que masclisme és feixisme i que el respecte dels drets humans forma part de l’emancipació de més de la meitat de la població mundial, de les dones que fan rodar el món.

A les dones lliures i antifeixistes.







Poema de Clara Rosa G. 1901, escrito en el periódico anarquista chileno, EL ACRATA.


¡ Al combate!

Es una cárcel de martirio el mundo

Do la infeliz mujer obrera habita

Soportando con dolor profundo

Las infamias i miserias de la vida!

Aquí reina el pérfido egoismo

La maldad, la miseria i el dolor,

Que oprimen con venal cinismo

Al pueblo siervo de la esplotación…

I por mas que sin cesar trabaje

La mujer nacida en pobre cuna,

Siempre llevará consigo el traje

Del inmundo harapo hasta la tumba.

¡Oh burguesía! Piensa en el futuro

de la presente sociedad humana;

raciocina con calma i de seguro

veras temblar tu criminal espada!

¿Existe acaso algún poder oculto

para que siempre esclava la mujer,

acepte el necio i miserable insulto

del potentado o místico burgués?

No! Porque el sol de la Cuestión Social

Ya ilumina el cerebro de los pueblos,

Destruye la ignorancia universal,

Y la mujer edúcase en los templos…

Pero en los templos del saber i la ciencia,

Donde impera el dios de la Virtud,

Donde vive la razón en la conciencia

Tan pura i libre como el cielo azul;

Allí donde la igualdad radiante

Se alza en el trono de bendito Amor

Cobijando como madre amante

Los nobles hijos de su corazón

¡obreras del mundo! Ya la luz

que irradie el pensamiento humano

empieza a destrozar el yugo i la cruz

que llevamos en los hombros tantos años

Hijos del trabajo !Salud y libertad

si en vuestros dignos corazones late

la voz anjelical de la Verdad!

Acudid presurosos al combate

A destrozar al Rei de la maldad.





Teresa Giralt Montserrat tenia 62 anys, era una dona d’1 metre 63, estava casada, vivia a Cornellà de Llobregat, localitat de la qual era filla, sabia llegir i escriure i era coneguda com la Macià segons el seu consell de guerra.

Llegirem l’informe que va redactar Falange com a prova en contra seva en la seva causa. Si no fos tant trist, seria per riure. Diu així:

“Esta señora de ideales separatistas, ferviente admiradora de Macià, propulsó e hizo los posibles para inculcar sus ideas a una juventud de muchachos que se dedicaban al balompié y al rugby; a raíz del conato revolucionario del 6 de octubre de 1934 colaboró con todas sus fuerzas morales y económicas en pro de lo que ella decía “Sagrada Causa”, hizo listas y envió paquetes de comidas a todos los prisioneros por tal motivo tienen referencias que en pago de estos actos cobraba, aunque sin necesitarlo una pensión de la disuelta Generalidad de Cataluña; durante el movimiento marxista enardeció y fustigó a las masas para el triunfo rojo-separatista y criticó públicamente y en los tonos más vivos a todas aquellas personas de ideales Nacionalistas; en una palabra, era una locura lo que sentía por Macià-Companys”

Por Dios, por España y su Revolución Nacional Sindicalista.

Barcelona, 14 de abril de 1939.
Año de la Victoria.


Teresa va ser condemnada a 6 anys i un dia.





Testimoni de Marie Panabiere nascuda María Amparo Sánchez-Monroy i Martínez, extret del llibre Les dones del Prat i la repressió franquista. Tots els refugiats no van rebre el mateix tracte, hi va haver gent que va ajudar l'exili republicà, però la premsa de dretes inoculant la por i la ignorància van construir un marc de rebuig que va fer molt de mal.

Desde esos tiempos sombríos, de lo más hondo de mi memoria de niña resurgen recuerdos…

Una frase –injusta y cruel, como todas las que emanan del viejo e incombustible racismo ordinario de los pueblos- una frase queda gravada en mi mente, la que nos decían una y otra vez, por todo, por nada, así porque sí, tontamente o con intención de herir:

“Española de mierda que viene a comerse el pan de los franceses!”

¡Cúantas veces ha sonado, como latigazo, en mis oídos de niña discriminada! ¡Cuántas veces las he sufrido como ofensa, injusta y dolorosa hecha a mis padres…!

Pero frases como ésta, expresión del racismo y la xenofobia cotidianas, han servido también para forjar mi carácter. Ellas han sido, primero, pretexto, alimento y motor para mis peleas de niños en la calle y la escuela, después, fundamento en que asentar –de manera visceral- mi más convencido y fervoroso antirracismo. Para mí, todo éxodo es un drama humano trágico. Todo exiliado es de compadecer –nadie deja su suelo natal por gusto; en todo refugiado hay siempre razones superiores que le obligan a partir por fuerza de compadecer y de reconocer, de reconocer sobre todo.

Recordaré siempre ese día (uno cualquiera del año 1946) cuando dos buenas francesas que estaban esperando su turno en una cola de racionamiento, no dudaron en echarme a empujones por eso de que “venía a comerme el pan de los franceses”. Tenía 8 años y volví a casa llorando, sin el bote de leche y el kilo de azúcar a los que –normalmente-nos daba derecho el ticket que mi madre me había confiado…

Racismo y xenofobia serán, meses y años, el único pan seguro de cada día.




Llegirem un fragment de Las cárceles de Soledad Real de Consuelo García on Soledad descriu la seva reclusió a la presó de Les Corts. Comunista i feminista, va estar 16 anys a les presons de Franco.



Les Corts había sido anteriormente un colegio para unas trescientas niñas, como mucho, y llegaron a estar cinco mil mujeres. Cuando nosotras llegamos éramos unas pocas menos, pero, aún se dormía en los patios, se dormía en las escaleras, se dormía en los váteres. A mí el sitio que me correspondió para dormir fue debajo de los fregaderos, donde se lavaban los platos, y por la noche tenía que levantar a las cuatro, porque había tan pocos lavabos que ya la gente se levantaba a esa hora para poder lavarse.

La cárcel estaba tan abarrotada de gente que por la noche, cuando se desliaban los petates, no podías pasar por ningún sitio. Me acuerdo de una que dormía en el water con la puerta abierta  y la cabeza apoyada sobre el borde de la taza, y nosotras íbamos a hacer pipí y poníamos una pierna para allá y otra para el otro lado, y ella misma decía: Coña, tener puntería, porque tenía la cabeza en el mismo borde.

Nos tocaban para dormir, pues, en aquellos tiempos, dos losetas y media, es decir, cincuenta centímetros, y estábamos tan apelmazadas que a veces decía alguien en medio de la noche: Por favor chicas, volvámonos, que no puedo más, que tengo muchos dolores. Y tú oías a alguien que dirigía la orquesta y decía: a la uuna, a las dooos, a la treeees, y bummm, dábamos la vuelta todas. Pero es que al volvernos siempre había alguna que se quedaba sin sitio, que se quedaba encima de las otras, y empezaba: Dadme mi sitio, y había que reducirse otra vez, y había que quedarse de lado.

La cárcel no daba más que las dos o tres losetas. Los colchones o jergones los mandaban las familias. Recuerdo que Isabel tenía un colchón de 60 centímetros en el que dormíamos las dos, pero ya un colchón que había tenido su padre en la cárcel y era muy delgado. Durante la noche los piojos y las chinches te corrían por la cara, sobre todo las chinches, que estaban carcomidas las colañas de madera y yo recuerdo que mientras dormíamos nos caían a manadas. De vez en cuando, durante el día, sacudíamos las colañas y hacíamos una matanza de chinches, con una pestaza que asustaba. Y lo único posible era mucha limpieza, mucha ducha. Y como no nos daban jabón, lo que hacíamos era revender el chusco de pan para comprarnos jabón.

Las que peor lo pasaban eran las madres. Pues las madres que tenían niños, fueran de delito común o políticas, iban a las cárceles con los niños. Entonces las madres tenían esta doble lucha de tener que sobrevivir con el hijo, que era darle lo mejor del rancho y el chusco de pan, o venderlo para comprar jabón y lavar la ropita. Entonces entre que no había medios de higiene, entre que los váteres estaban continuamente atascados y entre las chinches, aquello olía que apestaba.

Quiero decir que una vida misérrima y que las madres tenían muchos más problemas que nosotras, pues los niños sólo si eran enfermitos tenían doble ración o ración especial. Pero enfermito diagnosticado por el médico, porque en realidad con el hambre que se pasaba allí enfermos lo eran todos.

Y no sólo enfermos. El niño de la cárcel era un niño reprimido, porque en Barcelona todo estaba controlado por las monjas, y respecto a las monjas las funcionarias eran muchas veces las más humanas.

Uno de las casos de niños más trágicos que yo viví allí fue que entrando un día en la enfermería, había allí una madre y encima de la camilla había una niña desnudita, toda huesecitos, y a mí lo que me emocionó de aquello no fueron tanto los huesecitos de la niña, sino ver que el médico, conforme le levantaba una manita y la dejaba y la manita de la niña se caía, y le levantaba la otra manita y la manita de la niña se caía, porque no tenía fuerzas, no tenía músculo, no tenía nada, de ver cómo al médico se le iban cayendo las lágrimas.

Aparte del hacinamiento, de la suciedad y del hambre, la cárcel de Barcelona no era de las peores. Porque llegó allí un expediente que venía de Tarragona y venían mujeres mayores y chiquitas de diecinueve, de veintiún años, y tú no les distinguías la edad porque todas andaban arrastrándose, todas igual de encorvaditas, todas parecían viejas y tenían la cara gris, llena de manchas, de sombras grises, como enmohecida. Porque de ocho meses que había estado en Tarragona, sólo las dejaban salir a diario diez minutos al patio. Y además les tenían las ventanas claveteadas.




Presentem la història de la brigadista Carmen Crespo relatada per la històrica militant anarquista Conxa Pérez al llibre Partisanas d'Ingrid Strobl.



Conxa Pérez cuenta que al frente van llegando más mujeres libertarias que vienen con otros grupos de hombres y que, al igual que ella, acuden con sus padres, compañeros o hermanos. Recuerda a una compañera, Carmen Crespo, con la que coincide ocasionalmente. Coinciden en el mismo tren de la CNT-FAI y Conxa dice que supo que Carmen Crespo era española y tenía 20 años. De muy niña se la llevaron a Francia. Había vuelto a Barcelona para asistir a las Olimpiadas, pero se produjo la sublevación militar y no se celebraron las Olimpiadas. Hubo una tremenda revolución que instauró nuevas formas de vida y una guera que causó millares de víctimas. Carmen quiso participar en esta revolución y se entregó a ella, hasta el extremo de dar su vida. Los compañeros, al saberla culta e instruida le orrecieron un puesto en las oficinas del Cuartel General. Carmen rechazó el ofrecimiento y siguió haciendo la vida de campaña como los demás soldados. Además, pidió ser trasladada a las primeras líneas. Intentaron convencerla para que se quedara en Caspe, pero fue inútil. Un día se escapó y se presentó en Lécera. Fue incorporada a las fuerzas que mandaba el teniente Gordo. Desde entonces participó en los combates que hubo en aquel sector.” Carmen murió alcanzada por una granada.





El company Enric Urraca va trobar entre els papers que guardava la seva mare aquest poema de Consuelo Ruiz, i el va compartir amb tothom, ara ja forma part de la poesia militant de les víctimes del franquisme.

Las mujeres de los rojos de Consuelo Ruiz






Quisiera escribir un himno

a un pobre racimo humano:

las mujeres de los rojos

que en España nos quedamos,

para las que no hubo escape,

Para las que no hubo barco.

Las que nos quedamos solas

con sus niños en los brazos.

Sin más sostén ni más fuerza

que el que daba el estrecharlos

como prendas de un amor

contra nuestros pechos flácidos.

Todos perdimos la guerra,

todos fuimos humillados.

Pero para las mujeres

el trance fue aún más amargo.

Largas colas en Porlier

con nuestros pobres capachos.

Caminatas bajo el sol

con los pies semi descalzos.

Caminatas sobre el hielo

tiritando en los harapos.

Largas, duras caminatas

en busca de algún trabajo.

Cansancio y humillación

si lograbas encontrarlo.

Y si no lo conseguías,

humillación y cansancio.

por el pan de nuestros hijos,

siempre un combate diario.

¡Esos días siempre solas,

esos días largos, largos,

que fueron semanas, meses,

que duraron tanto, tanto,

que entre dolor y entre lágrimas,

se convirtieron en años!.

Nuestros hombres en la cárcel,

nuestros hombres exiliados,

nuestros hombres cada día

cayendo como rebaños

en manos de furia ciega

de matarifes fanáticos.

Y las mujeres seguimos,

a nuestro modo luchando

y esa guerra, sólo nuestra

Esa guerra la ganamos.

Los hijos de nuestros hombres

Quedaron en nuestras manos

Y supimos inculcarles

un culto casi sagrado

Por los nuestros, los ausentes,

los padres que les faltaron.

Se los pusimos de ejemplo

porque siguieran sus pasos

y logramos convencerles

de que eran buenos y honrados,

aunque en la calle, en la escuela,

les dijeron lo contrario.

Éramos pobres mujeres

y supimos elevarnos

sobre el dolor, sobre el miedo,

sobre el hambre y el fracaso.

Y criamos nuestros hijos

dignos de sus padres, bravos,

serios, dignos, responsables.

Los íbamos cultivando

pilares para un futuro

que aún parecía lejano

y en el que siempre creímos

con los puños apretados.

Quisiera escribir un himno,

grande, estupendo, fantástico,

de pobres mujeres débiles

con heroísmos callados,

de esfuerzos y sufrimientos

que eran el vivir diario

Y, a pesar de ello supieron,

con un esfuerzo titánico

ir manteniendo la llama

de amor al padre lejano,

al padre que estaba preso

o al que habían fusilado.

Yo quisiera a voz en grito

poder entonar un cántico

Que dijera todo eso,

que bastante hemos callado.

Las mujeres de los rojos

que en España nos quedamos

creemos tener, al menos,

el derecho de contarlo.




Poema de Angelina Gatell a su hijo Eduardo que cumplía sus 20 años en la cárcel de Carabanchel en 1975.      


  
        
         Hoy se cumplen veinte años y aún me dura
         el calor de su cuerpo en las entrañas..
         Nadie me dijo entonces qué alimañas
         me rondaban golosas la cintura.

         Nadie nombró los yunques del espanto
         donde su corazón se forjaría,
         ni qué herrero del terror podría
         templar sus herramientas con mi llanto.

         Nadie nombró tampoco la impotencia
         que ataría mi sangre desolada
         al pie del alto muro carcelero.

         Ni qué cegado grito de inocencia
         sería la bandera más airada
         en las manos del hijo prisionero.






Com sempre vam recollir signatures de suport a la denominada querella argentina, Causa 4591/10. Moltes gràcies a totes les persones signants.







Galeria fotogràfica











Acabem amb futur i esperança