diumenge, 29 de novembre de 2015

SEIXANTA-SISENA CONCENTRACIÓ VERITAT, JUSTÍCIA I REPARACIPO. 20-N, NO PAGUEM MÉS LA SEVA IMPUNITAT! POEMES PEL BOTXÍ FRANCO.

GALERIA FOTOGRÀFICA MUSICADA.
El cant dels ocells del Dr. Ring Ding Ska Vaganza.



Aquests darrers 40 anys han estat un conte per a criatures, una ficció de la transició, que s'ha reeditat amb èxit any rere any ocultant una realitat esgarrifosa de mort i repressió.  Un conte meravellós defensat pels bipartidistes constitucionalistes monàrquics, un de terror per aquells que han hagut d’empassar-se en soledat les mentides i els silencis d’una democràcia microscòpica. Quatre dècades després de la mort de l’execrable dictador continuem sense el final feliç que necessita aquesta història, que no ens deixa dormir en pau, un desenllaç de veritat, de justícia i de reparació.
En els contes de la nostra infància passaven coses terribles ensucrades de tal manera que fins i tot la mainada podia escoltar-les sense por al llop i les bruixes. Uns contes on no faltaven prínceps i reis,  com en aquest best-seller pòstum del generalísimo de todas las muertes que cada 20 de novembre ressuscita i ens fa baixar als inferns que el nacionalcatolicisme va convertir en la llar dels rojos.
Nosaltres som com els germans Grimm que sostenien que els seus contes no eren per a infants però s’havien d’empassar a contracor que els convertissin en contes de fades. Nosaltres diem que no s’ha de reeditar més aquest llibre de l'editorial Transició perquè una societat democràtica no pot continuar comprant un insult a la nostra dignitat. No podem continuar llegint la doctrina d’aquesta història revisada i revisionista, reaccionària i falsa que qüestiona la legalitat republicana, que justifica el seu enderrocament a trets, que converteix la terrorífica dictadura en una estadística falsejada, que equipara víctimes barroerament. Una dictadura que va començar com va acabar, amb les mans tacades de la sang dels lluitadors per les llibertats. No podem permetre que omplin els prestatges de les nostres vides d’una transició d’oblit insultant, de traïció als que van donar la vida per la democràcia, una transacció on res va canviar, només l’atrezzo, perquè l’obra la van continuar representant els mateixos. Els vencedors i els seus satèl·lits van continuar guanyant i ostentant el poder polític i econòmic i van pensar que també la raó.
“Yo, impune. Septuagésimo año triunfal” és un llibre molt negre de tapa més que dura que parla de 79 anys d’afusellaments dels drets humans negats a les víctimes d’aquell que un 20-N va morir a un llit d’hospital, sense ser jutjat, ni tan sols per la història.
Nosaltres tenim les nostres històries però no tenim una gran editorial, ni una gran canal de distribució, ni el potencial econòmic per comprar publicitat als mitjans de comunicació, ni influir en les seves editorials continuament. No podrem entrar massivament en el seu mercat publicant des de les nostres xarxes, però podem deixar de consumir la seva literatura de victòries consagrades i intocables que encara defensen des de la por. La seva realitat no és la nostra, pels hereus del franquisme les nostres lluites, les nostres conquestes robades són llibres que cremen a les nostres places públiques, entre el menyspreu d’uns i la indiferència còmplice d’altres. No comprem ni un dia més la impunitat disfressada de concòrdia i progrés. No deixem que diguin que només venem venjança i ressentiment perquè no sabem de generositat i perdó, nosaltres els espoliats. Hem de continuar perseverant i posar punt final al franquisme sociològic, hem de fer la ruptura democràtica i el 20-D està a tocar. És l'hora de jutjar i enterrar Franco i el seu llegat en un forat tan profund i fosc, que mai més torni a donar-li el sol a la seva assassina cara.
I vet aquí un llop, vet aquí un ramat, aquest conte s’ha d’acabar.



LA PAU DE L’ABISME de Joan Brossa

    Fill de puta, no marxes? L’abisme és un perill
    pel ramat i les plantes. Infeliç, ¿quin bandarra
    sopa a la teva mina? ¿No veus el port senzill
    del clar de lluna? El brau prepara la guitarra

    per les portes i els cràters. Trist cabdell de cordill,
    avar de les ortigues, tanques el cel amb barra
    i degolles els bous. ¿Per què no marxes, fill
    de puta? ¿Per ventura la tenebra t’amarra

    damunt de tu mateix? ¿O potser el teu gran cul
    troba el món tosc i gruny i amaga l’arma bruta?
    Oh poble, salta el mar! Rebat aquest insult

    tan sinistre, amor meu. Escorxa el qui et disputa
    la paret de la platja. Ah, tant d’odi insepult,
    suma de res! Per què no marxes, fill de puta?
























FINAL!  

    -Havies d'haver fet una altra fi;
    et mereixies, hipòcrita, un mur a
    un altre clos. La teva dictadura,
    la teva puta vida d'assassí,

    quin incendi de sang! Podrit botxí,
    prou t'havia d'haver estovat la dura
    fosca dels pobles, donat a tortura,
    penjat d'un arbre al fons d'algun camí.

    Rata de la més mala delinqüència,
    t'esqueia una altra mort amb violència,
    la fi de tants des d'aquell juliol.

    Però l'has feta de tirà espanyol,
    sol i hivernat, gargall de la ciència
    i amb tuf de sang i merda, Sa Excremència!-

    Glòria del bunyol,
    ha mort el dictador més vell d'Europa,
    Una abraçada, amor, i alcem la copa!


















El general Pitiminí  

     Tu famosa, tu mínima impotencia,
     desparramar intento
     sin detener el paso ni un instante.
     Para lo tal, me apeo en mi paciencia,
    pulso un acordeón llorón de viento
     y socarrón de voz, y ya es bastante.

     Tu cornicabreada decrepitud purgante
     exige estos reparos de escritura,
     y con ellos ayudo a someterte,
     no al manicomio al tonticomio oscuro
     que tu idiotez sin mezcla de locura,
     pide hasta que la muerte
     venga a sacar tu vida de este apuro.

     Llevas el corazón con cuello duro,
     residuo de una momia milenaria
     concurso de idiotas,
     que necesita la alabanza diaria
     y descosido en la alabanza explotas.

     Cocodrilito pequeñito, ñito,
     lagartija de astucia,
     mezquina subterránea, con el rabo marchito,
     y la mirada alcantarilla sucia.
     
     Tarántula diabética y escuálida,
     forúnculo político y gramático,
     republico de triste mierda inválida,
     oráculo, sarcófago enigmático.

     Demócrata de dientes para fuera,
     altares solicita tu zapato
     No hagas más reflexiones de topo y madriguera
     en tu conejeril rincón de mentecato.

     Humo soberbio, sapo que te hinches
     cuando oyes un piropo:
     disuélvete en berrinches
     resuélvete, desaparece, topo.
     España no precisa
     tu vaciedad de calabaza neta,
     tu mezquindad que duele y que da risa,
     tu vejez inconcreta,
     venenosa, indecisa.

 

     No te toca la sangre de los trabajadores,
     sus muertes no salpican tu chaleco,
     no te duelen sus ansias, ni su lucha,
     tu tiniebla trafica con sus puros fulgores
     su clamor no haya en ti ni voz, ni eco,
     tu vanidad tu mismo ruido escucha
     como un sótano seco.

     Hay ojos que derraman raíces amorosas.
     Sobre tus ojos tienes
     uñas que a hacerse dueñas de las cosas
     avanzan por tus sienes.

    Necesitan incienso e incensario
    tu secundaria vida,
    tu corazón de espino secundario,
    tu soberbia de zarza consumida.

     Sobre tu pedestal o tu peana,
     monumento de oficio,
     cuando su salvación está cercana
     quieres llevar un pueblo al precipicio.

     Te rebuznó en el parto tu madre, y más valiera
     a España que jamás te rebuznara
     con esa cara de escobilla fiera,
     de vieja zorra avara.

    No llevarás mi pueblo al precipicio,
    dictador fracasado, rey confuso,
    y caerás por la punta de una bota
    sobre tus flacos días puesta en uso.











EL GENERAL FRANCO EN LOS INFIERNOS 

Desventurado, ni el fuego ni el vinagre caliente
en un nido de brujas volcánicas, ni el hielo devorante,
ni la tortuga pútrida que ladrando y llorando con voz de mujer muerta te escarbe la barriga.
buscando una sortija nupcial y un juguete de niño degollado,
serán para ti una puerta oscura,
arrasada.

En efecto.
De infierno a infierno, ¿qué hay?
En el aullido de tus legiones, en la santa leche
de las madres de España, en la leche y los senos pisoteados
por los caminos, hay una aldea más, un silencio más
una puerta rota.

Aquí estás. Triste párpado, estiércol
de siniestras gallinas de sepulcro, pesado esputo, cifra
de traición que la sangre no borra. Quién, quién eres,
oh miserable hoja de sal, oh perro de la tierra,
oh mal nacida palidez de sombra.
  
Retrocede la llama sin ceniza,
la sed salina del infierno, los círculos
del dolor palidecen.
Maldito, que solo lo humano
te persiga, que dentro del absoluto fuego de las cosas,
no te consumas, que no te pierdas
en la escala del tiempo, y que no te taladre el vidrio ardiendo ni la feroz espuma.

Solo, solo, para las lágrimas
todas reunidas, para una eternidad de manos muertas
y ojos podridos, solo una cueva
de tu infierno, comiendo silenciosa pus y sangre
por una eternidad maldita y sola.


No mereces dormir
aunque sea clavados de alfileres los ojos: debes estar
despierto, general, despierto eternamente
entre la podredumbre de las recién paridas,
ametralladas en Otoño. Todas, todos los tristes niños
descuartizados,
tiesos, están colgados, esperando en tu infierno
ese día de fiesta fría: tu llegada.
Niños negros por la explosión,
trozos rojos de seso, corredores
de dulces intestinos, te esperan todos, todos, en la
misma actitud
de atravesar la calle, de patear la pelota,
de tragar una fruta, de sonreír o nacer.

Sonreír. Hay sonrisas
ya demolidas por la sangre
que esperan con dispersos dientes exterminados
y máscaras de confusa materia, rostros huecos
de pólvora perpetua, y los fantasmas
sin nombre, los oscuros
escondidos, los que nunca salieron
de su cama de escombros. Todos te esperan
para pasar la noche.

Llenan los corredores como algas corrompidas.
Son nuestros, fueron nuestra
carne, nuestra salud, nuestra
paz de herrerías, nuestro océano
de aire y pulmones. A través de ellos
las secas tierras florecían. Ahora, más allá de la tierra,
hechos substancia
destruida, materia asesinada, harina muerta,
te esperan en tu infierno.

Como el agudo espanto o el dolor se consumen,
ni espanto ni dolor te aguardan. Solo y maldito seas,
solo y despierto seas entre todos los muertos,
y que la sangre caiga en ti como la lluvia,
y que un agonizante río de ojos cortados
te resbale y recorra mirándote sin término.
  








EL TRAIDOR FRANCO 

¡Traidor Franco, traidor Franco,
tu hora será sonada!
Si tu nombre fuera Franco,
se te saldría a la cara,
encendiéndola de sangre,
si tu sangre fuera franca.
Tu nombre fuera vergüenza
si a tu rostro se asomara,
proclamando por la sangre
la traición que la engendraba:
que la sangre has traicionado
desmintiéndola de clara.

¡Traidor Franco, traidor Franco,
tu hora será sonada!
Como una máscara el pueblo
te tira el nombre a la cara,
descubriendo la traición
que en tu nombre se amparaba.
Traicionándote de franco
traidor a tu misma causa,
fuiste dos veces traidor:
a tu sangre y a tu patria,
que a España no se defiende
con la traición emboscada,
asesinando a su pueblo,
que es el alma de su alma.

¡Traidor Franco, traidor Franco,
tu hora será sonada!
Tu nombre es como bandera
que tu derrota proclama.
Si la traición criminal
en ti franqueza se llama,
tu nombre es hoy la vergüenza
mayor que ha tenido España.
Que ni tu nombre es ya nombre,
ni en tu sangre se espejeaba;
traidor, hijo de traidores,
mal nacido de tu casta:
no eres Franco, no eres hombre,
no eres hombre, no eres nada.









"UN BURRO EXPLOSIVO PARA FRANCO"

Tú todavía, general botijo,
caudillo cantimplora sin pitorro,
liliputiense, hijo
de zorra cabezorra y cabezorro.
Di, Francisco, ¿hasta cuándo,
con tus bordados camisones nuevos,
de cara al son y caraculeando,
nos tocarás la yema de los huevos?
Contempla, rebozado cochifrito,
la desgraciada Italia de Benito,
la Alemania de Adolfo destrozada.
Pero siendo tan chico de estatura
para contemplar nada,
sube a admirarlas, paticuesco enano,
desde la interminable sepultura
de tanta España muerta por tu mano.
¿Qué ves? Verde te veo,
no de aquel bello azul, azul de Prusia,
que la Falange (luego Falangeta
cuando se le encogió y heló el respiro
traseramente en Rusia)
viera desvanecerse en la puñeta.
¿Duermes tranquilo, Franco?
Cómo son al sentarte tus mañanas,
si atacado de espaldas y de flanco
por tus erectas guardas africanas
velas sin vela, ¡oh Canco, Canco, Canco!
Arriba ya, paneque! baila, andorga;
peonza que al final democratizas;
baila, culo hecha trizas,
baila, Generalismo pandorga,
sieso manido, sieso
patibulario, tieso y patitieso!
Muerto estás ya, Paquita la Católica,
Isabel del Ferrol y de Castilla.
Tu España carajólica
te despide: ¡Presente!,
mientras en los luceros, amarilla,
sube tu gloria de mojón caliente.


















6x1, inhumano
6x2, gusano
6x3, azote
6x4, garrote
6x5, penas
6x6, condenas
6x7, oscuridad
6x8, soledad
6x9, esclavitud
6x10, ataúd

7x1, carnicero
7x2, sepulturero
7x3, sudario
7x4, osario
7x5, losa
7x6, fosa
7x7, duele
7x8, pañuelo
7x9, llanto
7x10, espanto

8x1, chacal
8x2, funeral
8x3, blandones
8x4, crespones
8x5, sotanas
8x6, campanas
8x7, F.E.
8x8, R.I.P.
8x9, muerto
8x10, desierto

9x1, el gallo
9x2, el caballo
9x3, el trigo
9x4, el amigo
9x5, la amada
9x6, el camarada
9x7, el arrebol
9x8, el sol
9x9, la alegría
9x10, el nuevo día.
   















Josefina Piquet, recordem la nostra companya de Memòria.

A les òrfenes que va fer Franco, a les dones que va fer vídues, a les nenes valentes, a les mares lluitadores, a les més nombroses i les més oblidades i marginades.













PIONERA 
Como soy tan niña,
no quiso mi padre,
cuando fue a la Sierra,
que lo acompañase.
Como soy tan niña,
no me atendió nadie
cuando a grandes gritos
reclamaba un máuser.
Si yo hubiera ido,
camino adelante,
junto a la "Milicia
de los Indomables",
no habrían podido
matar a mi padre.
Me hubiese llevado,
como en otras tardes
de sol y de fiesta,
por los familiares,
sentada en sus hombros,
jugando a besarle
la cabeza rubia,
como hacía madre,
antes que los fríos
nos la arrebatasen.
Si yo hubiese sido
Más fuerte y más grande
me habrían matado
primero que al padre:
le hubiese servido
de escudo mi carne.
Como soy tan niña,
no pude salvarle.
Cuando lo trajeron
con el pecho al aire,
la camisa blanca
teñida de sangre,
los ojos vidriados,
los labios exangües,
ya no pude nada,
ya no pude hablarle
como en otros días,
de tristezas graves,
en que mis palabras
sabían curarle.
Ni siquiera pude
besar su cadáver.
Como soy tan niña,
no quisieron darme
la gloria de hacerle
la guardia a mi padre.
Ahora estoy contenta.
Tengo ya mi sable
colgado del cinto,
"mono" azul granate,
botas de campaña,
morrión de combate.
Delante de todos
llevo el estandarte.
Pionera roja,
capitana grande
de la tropa chica,
me han hecho gigante
mis propios hermanos
de asilo. ¡Que nadie
vuelva a echarme en cara
mi niñez inane!
No más lagrimillas,
que no lavan sangre.
¡En pie, pioneros!
¡Hermanos sin padres!
¡Huérfanos surgidos
del odio y del hambre!
También nuestros puños
sirven de acicate.
Con el puño en alto,
sin miedo a la infame
caterva de monstruos
indignos, cobardes,
que a traición lograron
dejarnos sin padre,
iremos al frente,
si un día los grandes
nos llaman. Haremos
brillar nuestros sables
de papel de plata
con igual coraje
que si fueran llamas
de muerte. ¡Adelante,
compañeros míos
Cuando lo reclame
con gritos de guerra
la España que nace,
la España que amaron
en sueño los mártires,
la que nos quisieron
legar nuestros padres,
pioneros, cachorros
del odio y del hambre,
daremos por ella

también nuestra sangre.

Dansa de l'odi sobre la teva tomba. Poema i fotos de la nostra sisena concentració.